Facebook Twitter Google +1     Admin

mario cuenca sandoval

Bienvenidos al blog del escritor
Mario Cuenca Sandoval
Actualidad Selección de textos Noticias y más

 

---

Temas

Diez recetas para convertirse en un escritor del moderneo

20130712165511-gafas.jpg



1- No escoja los nombres de sus personajes por su sonoridad, sino porque remitan a otros personajes de los grandes renovadores de la novela del siglo XX. Llámelos Humbert No Se Qué, Funes el perezoso, o No sé Cuántos Bloom, y así contentará a los filólogos.

2- Irremediablemente, el protagonista deberá ser novelista o poeta. Si escoge a un médico o un fontanero no podrá exhibir usted su musculatura intelectual. Un profesor universitario puede servir a nuestros intereses, depende de la especialidad. Pero los lectores no perdonarán a un albañil hablando del funcionalismo de Parsons o de la hermenéutica nihilista de Vattimo.

3- Además del protagonista, invente a un personaje en la sombra cuyo desempeño resulte fundamental para la trama, dótelo de atributos y propiedades personales y, a tres cuartos del desenlace de la novela, revele que tal personaje en realidad no existe, a lo Kaiser Soze.

4- No se preocupe si sus personajes carecen de entidad psicológica, ya sabe: motivaciones, creencias personales, emociones verosímiles. La crisis del sujeto contemporáneo nos ha liberado de semejante responsabilidad.

5- Si lo desea, puede aparecer usted mismo en la narración, o cualquier otro escritor con el que haya entablado amistad previamente. Cada vez que abra la puerta entre ficción y realidad ganará una referencia en un artículo crítico. Cuando sume muchas referencias, y con un poco de fortuna, lo invitarán a usted a algún congreso.

6- Investigue la distancia exacta entre el palimpsesto y el plagio. Incluso desde el punto de vista judicial. Cuidado con las viudas de escritores célebres.

7- La acción se desarrollará en los EE.UU. Repito: la acción se desarrollará en los Estados Unidos, ni en Almendralejo ni en Zaragoza, salvo que sea usted Manuel Vilas. Vilas sabe hacerlo, pero usted no.

8- Presente las escenas de cama como paradigmas teóricos. Hable de sexo post-estructuralista, sexo funcionalista, deconstrucción sexual, herméutica sexual de inspiración gadameriana, etc. Los estudiantes de Teoría de la Literatura sentirán que sus esfuerzos no han sido en vano.

9- Administre su friquismo en dosis adecuadas, con peleas de catana, episodios vampíricos, telequinesia, etc. Por dosis adecuada se entiende aquella que no abochornaría ni siquiera a un filósofo postmoderno.

10- Puede reciclar materiales procedentes de proyectos abandonados: cuentos inconclusos, ensayos y poemas. Tritútelos y ordénelos de tal modo que el lector pueda sospechar alguna relación entre ellos. Llame a eso fragmentarismo u ontología fragmentaria.

12/07/2013 16:53 mario #. textos propios

Comentarios » Ir a formulario



Autor: Babelius

Tomo nota. Aunque la fórmula del palimpsesto me parece carente de sentido. A no ser que en un alarde de modernez se publique sobre celulosa con materia orgánica del autor. Hombre! Puestos a hacer marketing...

Fecha: 15/02/2014 14:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Enlaces


http://mariocuencasandoval.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris